Antonio y la Criatura

Antonio a lo largo de su vida había tenido aventuras increíbles, algunas de ellas solo podrían existir en la imaginación de un ávido escritor de ficción; sin embargo lo que hoy tenía en frente no tenía parangón; la bestia que tanto habían descrito sus ancestros era real y hoy la tenía enfrente.

En la espera del momento, pensaba cuál sería su reacción cuando se encontrara con este ser y hoy que al fin podía verlo sentía como se erizaba cada bello de su piel, sus ojos desorbitados no podían moverse de la gran criatura que permanecía de pie a varios metros de él; su boca permanecía abierta en un gesto de asombro infinito y sus pies no atinaban si debían avanzar o retroceder.

Pero Antonio siempre fue muy valiente, a pesar de vivir en la gran ciudad, la vida lo llevó a enfrentar lo desconocido muchas veces antes y aunque ahora estaba fuera de su hábitat común, la maravilla que hoy se le presentaba solo debía sumarla a su lista de aventuras.

El animal era enorme e imponente, por lo menos tendría 6 ó 7 veces el tamaño de Antonio; la bestia era de color negro, aunque en ocasiones parecía tener tonos tornasoles azulados. El ser se había percatado de la presencia de Antonio pero no mostraba temor alguno, de hecho parecía verlo con cierta altivez, con un poco de prepotencia, incluso.

Antonio dio un paso al frente y entonces la grave voz del hombre que lo acompañaba le dijo “¡Espera!”,  Antonio solo levantó la mano en modo tranquilizador, diciendo “No te preocupes, sé que no debo acercarme demasiado, solo quiero verlo mejor”.

Guardando una distancia pertinente, Antonio caminó alrededor de la criatura admirando su porte y gallardía, mientras el animal, más curioso que inquieto, solo se mantenía atento a la situación.

-Debo montarlo -dijo con determinación.

-¿Estás seguro? -preguntó su acompañante.

Tras una pausa de tres segundos, Antonio respondió:

-Sí, lo haré.

-Me alegra que seas tan valiente, pero sé que hay otros más pequeños por ahí. –dijo el hombre con la intención de persuadirlo.

-Sé que hay más pequeños, pero quiero este, sé que puedo.

-Muy bien -dijo el hombre tomando a Antonio de la cintura- pero agárrate bien de la soga.

-Sí, papá, ya sé –dijo Antonio al momento que su padre lo colocaba sobre el hermoso caballo negro.

Y así, a sus casi 7 años de edad, Antonio montó un caballo, por primera vez.

Por cierto, ¿qué tal funciona en estos tiempos tu capacidad de asombro?

Desde mi propio Aleph, quedo con ustedes.

Hasta la proxima.

Publicado en Mi Plano Creativo | 6 comentarios

Comics, Literatura Ilustrada

“Tío Ben: Un gran poder conlleva una gran responsabilidad”. ( En la primera historieta de Spider-Man, en el nº 15 de Amazing Fantasy, 10 de agosto de 1963, por Stan Lee y Steve Ditko).

Durante muchos años he coleccionado comics, especialmente de Spider-man, tengo entre 3 mil y 5 mil, no llevo la cuenta exacta.

Las historias de comic no son, como la gente piensa, solo cuentos para niños, aunque hay literatura gráfica dedicada a ellos, la mayoría de los comics de compañías como MARVEL, DC, IMAGE o Dark Horse están dirigidos a todo tipo de público y en muchos casos, exclusívamente adultos.

En el siguiente podcast mi amigo Illich y yo hablamos más al respecto, espero que les agrade y nos den sus comentarios hacerca de su opinión sobre los comics y sus preferidos.

http://www.goear.com/listen/4779202/comics-literatura-ilustrada-illich-cruz-y-eduardo-ceballos

Desde mi propio Aleph, quedo con ustedes.

Hasta la próxima.

Publicado en Podcast Hablando en Plural | 7 comentarios

Los huesos del abuelo

“El día de tu muerte sucederá que lo que tú posees en este mundo pasará a manos de otra persona. Pero lo que tú eres será tuyo por siempre” (Henry Van Dyke).

Es fin de semana y me dirijo a visitar a la abuela, pero esta vez confieso que mi motivación absoluta es el morbo.

No podía creerlo cuando mi primo Alex me dijo que mi abuela guardaba los huesos de mi abuelo en su ropero, quiero decir, no solo suena absurdo que alguien guarde los restos de un familiar en el ropero, sino que además mi abuelo era demasiado alto como para caber ahí… ¿o lo tendría en una caja? Alex no me especificó eso, yo solo imaginé el esqueleto parado como en las películas, tal vez enlazando los huesos con hilo y colgado de algún modo. Eso tenía que verlo yo mismo, ya que seguro de que si le preguntaba a la abuela, ella se saldría por la tangente como acostumbra hacerlo cada vez que no quiere responder algo, como aquella vez que le pregunté si pasaría navidad en mi casa o con mis tíos y solo respondió:

-¿El domingo ya cambia el horario de verano, verdad? –decía mientras mantenía la vista fija en su tejido.

-Sí abuela –respondí- ¿pero qué opinas sobre lo de navidad?

-Ahhh, ya el domingo –Decía ella suspirando- ¡cómo se pasa el tiempo!

-Entonces, qué opinas –insistí.

-El domingo…. dominguito, dominguito –decía de nuevo perdida en su tejido mientras se mecía en la mecedora, y yo me rendí.

Y bueno, pensándolo bien, hay mucha gente que guarda cosas extrañas, yo por ejemplo, tengo una bola de papel aluminio del tamaño de un melón, he ido juntando envolturas de aluminio de chocolates y de lo que sea durante años y algún día tendré la bola de papel aluminio más grande del mundo!… Al abuelo le habría gustado ver eso… y seguro también se le habría hecho raro que alguien guardara su esqueleto en un ropero.

Cuando mi primo me lo dijo pensé que estaba bromeando, pero el modo en que me lo afirmaba me hizo creerlo. “En serio wey -dijo Alex-, Chavela me dijo que cuando limpiaba la casa de la abuela vio los huesos en el ropero y se llevó un susto de la tiznada y mi abuela le dijo que no tenía por qué asustarse, si conoció a su viejo y sabía que era muy buena gente y ella no podía deshacerse de algo así, pero igual Chavela ya no quiso volver a limpiar el ropero”.

Y de verdad el abuelo era bueno y muy gracioso, se la pasaba riendo todo el tiempo y enseñando esa sonrisota todavía con todos sus dientes; seguro que si veo los dientes reconoceré la sonrisa. Soy muy bueno para reconocer a la gente aún años después, como cuando nos juntamos los amigos de la universidad a 15 años de haber salido y pude reconocerlos a todos, incluso a Susy con su nueva nariz, sus nuevas bubis copa C y el cabello rubio que nunca tuvo en la escuela o a Carlos con sus kilos de más y cabello de menos; eso le pasa por burlarse del gordito del salón; “es el Karma”, habría dicho mi abuela.

¿Y mi abuela no pensará en eso del Karma por tener al abuelo en el ropero? ¿Además, para qué lo quiere ahí?, supongo que no se entretendrá armándolo y desarmándolo como si fuera un LEGO.

Yo era aún un adolecente cuando el abuelo murió, pero recuerdo que era un hombre muy ingenioso y con grandes habilidades, por ejemplo, podía quedarse dormido sentado con una cheve en la mano y despertar dos horas después para darle otro trago sin haber derramado ni una gota durante el sueño.

Al llegar a la casa de la abuela Chavela me abre la puerta y me saluda con el cariño de siempre. “¿Quién llegó, Chave?” grita mi abuela desde el jardín, donde habitualmente pasa las tardes “Es el joven Ricardo, Doña Laurita”, le responde Chave en tono alegre.

En el jardín mi abuela teje casi de memoria, pues ya casi no ve y al llegar la saludo con un beso y me dice:

-Hola hijo, ¿cómo estás?

-Bien, abuelita ¿y tú?

-Muy bien, pero pues ya casi no veo nada; ¡oye pero que guapo estás y cómo has crecido!

-Gracias abuelita, pero mido lo mismo desde los 16 años.

-¿Quieres comer algo, hijo, o un cafecito?

-No abuelita, gracias, solo pasé rápido a saludarte y ver si me prestabas uno de tus álbumes de fotos de la familia para enseñárselos a mi esposa.

-¡Ay, no me digas que te casaste!, muchas felicidades.

-Gracias abuelita, de hecho tú fuiste a la boda.

-Ah sí, es verdad. ¿Y cómo está Lucy?

-Se llama Tere, abue, y está muy bien, gracias. ¿Oye puedo pasar por el álbum?

-Si hijo, pasa, están en la cómoda de mi recámara.

Al llegar a la recámara inmediatamente abrí el ropero tratando de no hacer ruido, pero no pude evitar el rechinido de la antiquísima puerta, inmediatamente vi una caja y al abrirla ahí estaban, un montón de huesos revueltos, tenía que revisarlos, pero en eso oí los pasos de Chavela acercándose y decidí levantar la caja, luego vi los álbumes sobre la cómoda, tomé uno al azar y lo coloqué encima, salí de la habitación y me topé de frente a Chavela que venía con mi abuela tomada del brazo.

-¿Te vas a llevar también los huesos de tu abuelo, hijito? –dijo mi abuela con la mayor tranquilidad, así que no tuve mayor empacho en preguntarle directamente.

-Abuela, pero ¿de verdad estos huesos son del abuelo?

-Claro, hijito y puedes presumírselos a Teresita –y con una gran sonrisa de orgullo añadió-; es más, llévate también los fósiles que están en el otro cuarto, tu abuelo siempre se enorgulleció de sus hallazgos arqueológicos.

Desde mi propio Aleph, quedo con ustedes.

Hasta la próxima.

Otras lecturas recomendadas para está época:

 
Publicado en Mi Plano Creativo | 9 comentarios

La suma de todos

“Cada nuevo amigo que ganamos en la carrera de la vida nos perfecciona y enriquece más aún por lo que nos descubre de nosotros mismos, que por lo que de él mismo nos da”.

(Miguel de Unamuno).

 …

Recientemente leía de nuevo a Borges con un tema diferente, esta vez fue algo banal pero entretenido, era el libro “Manual de zoología fantástica” y al leerlo sentí como cuando alguien platica de nuevo con un amigo frecuente, uno de esos amigos al que ya le conoces hasta las expresiones; claro que Borges es muy versátil y ese conocimiento común es muy sutil.

Este reconocimiento sucede siempre con cada autor; me resulta muy simpático, por ejemplo, que luego de leer a Nietzsche o a Shakespeare mis pensamientos se expresan en ese lenguaje antiguo sin desearlo conscientemente, lo que siempre me parece divertido. Es como cuando después de juntarte con un amigo por cierto tiempo, terminas utilizando su acento, lenguaje o expresiones y de pronto de encuentras saludando a otros con un “¡Quiubas-dubas!” o diciéndole “compi” a medio mundo, es como ser un pequeño Zelig de Woody Allen.

El mismo Shakespeare decía “Los amigos que tienes y cuya amistad ya has puesto a prueba, engánchalos a tu alma con ganchos de acero”, sin embargo, yo pienso que cuando tienes un verdadero amigo, de esos que llegas a considerar hermanos, la sola convivencia se encarga de hacer esos enganches de acero, ya que sin importar la distancia o el tiempo se mantiene firme el lazo. Con los autores me parece igual, con frecuencia busco algo nuevo de mis favoritos, a ver que tienen de nuevo para contarme.

Me pregunto con frecuencia si estos autores pensaron en que alguien los llegaría a considerar tan familiares en su escritura, o a adoptar sus ideas, a concordar con sus pensamientos o incluso a discutirlos.

Jorge Luis Borges dice que “Cuando uno escribe, el lector es uno”; yo a veces leo lo que he escrito, incluso de años atrás, pero soy muy duro conmigo mismo y, aunque no he de negar que algunas cosas que escribí me han gustado, mi crítica personal es muy inquisitiva. ¿Me pregunto si tú que me has leído anteriormente te has quedado con algo o simplemente soy letras que pasan? ¿Alguna vez alimenté de algún modo tu mente o tus sentimientos?

Y hablando de ti mismo,  me pregunto y te pregunto ¿te sueles escuchar con atención o eres de los que se ignoran a si mismos prefiriendo escuchar a los demás? ¿O eres de los que ni siquiera se dirigen la palabra? Tal vez aquí diría Nietzsche, “Si vas a amar al prójimo como a ti mismo, sé de antemano, de los que se aman a si mismos”.

Hablar con un amigo durante un tiempo, así como leer a alguien, suele dejarnos una etiqueta en el habla o en el pensamiento, generalmente de forma positiva y pienso que esa socialización debe ser constante y variada a fin de nutrir nuestro pensamiento y estar conscientes de que somos una amalgama de seres con los que hemos convivido o de los que hemos aprendido, siendo, sin embargo, cada uno de nosotros una combinación única e irrepetible en el universo. Coincido con Sagan en que no sé si haya vida en otros planetas, pero sé que de haberla no serían humanos y sé que en definitiva, ningún ser en todo el cosmos sería como tú que me lees o como yo que te escribo y somos especialmente únicos los unos gracias a los otros y eso es absolutamente maravilloso, porque me encanta tener algo de Borges, de Shakespeare, de Nietzsche y gran parte de ti y sin embargo seguir siendo original, o como lo expresaría Ortega y Gasset, “yo soy yo y mi circunstancia”.

Desde mi propio Aleph, quedo con ustedes.

Hasta la próxima.

Publicado en Opiniones | 4 comentarios

Dialogo entre ateo y creyente

Recientemente un creyente a quien quiero mucho, hizo un escrito planteando sus ideas y algunas dudas respecto al ateísmo y dado que su intención es dar a conocer su mensaje a los ateos, me permití publicarlo aquí añadiendo mis respuestas a modo personal y sin la menor intención de ofender a mi interlocutor.

Creyente:

A TODOS LOS ATEOS QUE PUEDAN O QUE LLEGUEN A LEER ESTO:

Con todo el respeto que ustedes no tienen con ningún creyente de cualquier religión, quiero decirles que ustedes tal pareciera que están teniendo una batalla en contra de lo que dice la gente, más de lo que realmente diga la religión.

Ateo: No hablaré por todos los Ateos, solo por mí y creo que la mayoría de los ateos que conozco estarán de acuerdo.

Los ateos tenemos respeto por la mayoría de las personas; a lo que no tenemos respeto es a sus religiones, que son instituciones que, por el contrario a los ateos, no tienen respeto ni por sus mismos fieles cuando estos son homosexuales o mujeres.

Creyente: Me gustaria que entendieran que las especulaciones que se oyen o se leen sepan que son hechas de los humanos asi como su tan querida ciencia que es de donde mas se agarran ustedes.

Esa ciencia que tanto abrazan ustedes, es hecha tambien por humanos y tambien, ha sido manipulada a conveniencia por unos que asi les ha beneficiado… Por tanto no es la pura verdad como ustedes asi lo quieren hacer sentir.

Ateo: La ciencia demuestra hechos con pruebas, si hay algo que haya sido manipulado o falseado, también deberá acusarse con pruebas. Como dijo Isaac Assimov “Creo en la evidencia, creo en la observación, la medida y el razonamiento confirmado por observadores independientes. Creeré en cualquier cosa, no importa que tan loca y ridícula sea, si hay evidencia que la respalde. Entre más loco y ridículo sea algo, más firme y sólida debe ser la evidencia que lo respalde.”

Creyente: Por otro lado, que es lo que a ustedes les preocupa de lo que otros crean? En que les afecta que crean en uno u otro dios?

Ateo: ¡Uf!, aquí sí que será larga la respuesta.

Un problema principal para mi es lo absurdo de los dogmas y mandamientos que imponen los diversos “dioses”, aunque realmente son las religiones. Acusar a los dioses sería como recriminar a Scooby Doo por sus malos diálogos, cuando la culpa la tienen los guionistas.

¿Qué me preocupa de lo que los otros crean?

Me preocupa que la ginecóloga que atenderá el parto de mi esposa diga que todo saldrá bien “si dios quiere”, ¡Claro que me preocupa que ella crea en dios!, cuando yo confío en sus conocimientos, facultades y profesionalismo.

Me preocupa que el presidente de mi país le pida al papa que interceda por nosotros ante dios, cuando yo confío en que nuestro mandatario tenga las competencias necesarias para hacer lo más imperioso por México.

Me preocupa que mis seres queridos (amigos y familiares) sean tan talentosos y a la vez tan inseguros como para confiar el resultado de su trabajo a dios y no a su experiencia y habilidad.

Me preocupa que las familias se separen por creer en dioses o religiones diferentes, ha sucedido en mi familia y en otras que conozco.

Me preocupa que la gente siga a religiones cuyo supuesto dios, en su libro sagrado, les pide cosas como “Aborrecer a sus padres, hijos y hermanos” (Mat. 10:35-36, Luc. 14:26), o “No penséis que he venido para traer paz a la tierra; no he venido para traer paz, sino espada.” Mat. 10:34 y aberraciones peores, como infanticidios, genocidios y violaciones.

Me preocupa el caos y violencia que acarrea la creencia en diferentes dioses o religiones; No he visto que la religión mueva montañas, pero todos sabemos lo que ha hecho con los rascacielos de Nueva York o con simples civiles en Noruega. Las religiones han azotado el mundo con violencia desde que existen.

Mucho más a detalle se describe lo que pienso a este respecto en el siguiente video y aunque no soy gringo, la respuesta es casi la misma que daría yo. ¿Por qué a los Ateos les Importa tu Religión?: http://youtu.be/o_SbsmoRgVA

Creyente: Yo no creo que los esten fastidiando a cada rato como ustedes fastidian a los que si creen y hasta se burlan de sus creencias.

Ateo: Yo nunca he sabido de un ateo que ande fastidiando gente por sus creencias; sin embargo a mí sí me fastidian creyentes a diario con oraciones en Facebook, o por mail, o dejando a manos de un ser en el que no creo situaciones importantes como el destino del país o la salud de una persona.

Antes de cambiarme de casa me fastidiaban creyentes todos los fines de semana tocando a mi puerta para hablar de dios y en el trabajo me han fastidiado compañeros jode y jode que acuda a su iglesia. En navidad mi familia me fastidia para que le cante a su muñequito y le dé un beso, como si yo les pidiera que ellos dejaran de hacerlo.

Me fastidiaron mucho cuando perdimos a nuestro primer bebé y en lugar de un simple “lo siento”, sabiendo que soy ateo, salían con cosas como “yo sé que tú no crees, pero así lo quiso dios”, ¿osea que si ese ser existiera sería así de ojete? Es como si en el funeral de una madre llegara yo con su hijo creyente y le dijera “yo sé que eres creyente pero ella no se va a ir al cielo porque dios no existe”, eso sería fastidiar gente, cuando en esos momentos lo único que necesita es saber que hay quienes le acompañan en su dolor.

Sin embargo generalmente nos burlamos (entre ateos) de esas creencias, porque nos parecen graciosas, pero jamás en la cara de una persona porque es falta de respeto; es como burlarse de los que tienen un nombre chistoso, pero no te burlas en su cara porque la intención no es ofenderlos, solo te da risa su situación. Y no me digas que no, porque nos hemos reído juntos de alguien, más de una vez y la ironía es maravillosa.

En una ocasión un amigo de la universidad dijo que se le estaba apareciendo de nuevo un amigo imaginario que tuvo en su niñez llamado KIM; eso nos lo comentó a varios amigos ente los que había: Budistas, Católicos, Cristiano-Bautistas y Ateos; TODOS nos reímos de eso durante años y hasta la fecha, cada vez que lo recordamos. No veo diferencia en reírme de él o de quienes creen en cualquier otro amigo imaginario y evidentemente los católicos y cristianos que estaban ahí tampoco evitaron reír.

Creyente: ¿O acaso en cualquier parte les preguntan que si son ateos no los quieren?

Ateo: Claro que no, casi nadie dice eso; aunque a mí sí me lo han dicho. Una vez un exjefe elogió mucho mi trabajo y me felicitó por mi forma de desempeñarme; semanas después supo que soy ateo y literalmente me dijo “De haber sabido que eras ateo, no te habría contratado”, como si de eso dependiera mi desempeño laboral.

Compañeros de trabajo se sorprendieron cuando supieron que yo era ateo y dijeron “¡Pero cómo es posible, si Eduardo es buena persona!” asumiendo que de ser ateo tendría que ser malo.

Creyente: Por lo que aqui he visto, todos los ateos tienen familiares, amigos, compañeros de trabajo o a alguien que es creyente… Cual es la importancia de eso? O sea : de la creencia de un amigo, un familiar o un compañero… Les van a preguntar a todos los que se les acerquen que si son o no creyentes?

Ateo: Generalmente no preguntamos nada, asumimos que la mayoría de la gente es creyente; yo personalmente no pregunto, porque no me interesa; me interesa la persona solamente. Por el contrario, a mí sí me han preguntado, tanto católicos como cristianos, si soy de su religión o que si creo en dios.

Creyente: Tal pareciera que están peleados con la vida, mas que con los que creen en dios. Ademas, es absurdo que lo que si les conviene de las creencias si lo acepten.

Ateo: Al contrario, los ateos generalmente somos personas felices con la vida que tenemos, aceptamos todo como es, sin necesidad de inventarle ficciones a la vida para verla hermosa. Sabemos que la muerte es el fin de una persona y no tratamos de prolongarla aferrándonos a la idea de una vida eterna. No entiendo a qué te refieres con “lo que sí les conviene de las creencias sí lo aceptan”.

Creyente: Lo que quiero decirles es que todos, como seres humanos, tenemos errores, defectos… ¿O ustedes y su ciencia si son perfectos?

Ateo: Ningún ser es perfecto y la ciencia es probatoria, pero en continuo estudio. En palabras de Carl Sagan, a quien admiro enormemente: “La ciencia no es perfecta, con frecuencia se utiliza mal, no es más que una herramienta, pero es la mejor herramienta que tenemos, se corrige a si misma, está siempre evolucionando y se puede aplicar a todo. Con esta herramienta conquistamos lo imposible.”

Creyente: Esto de las religiones, es un tema que deberia de ser mas de respeto que de discusion, un tema con el cual pudieramos demostrar nuestra capacidad de poder convivir, respetar… Es como si nos tuvieramos que poner a pelear con un chino o un japones nadamas porque el no cree en jesucristo, por favor!!

Ateo: El hecho de que haya discusión o debate no significa que no haya respeto y sé que todas las personas podemos convivir en armonía, siempre que las religiones no intervengan; nada en la historia ha separado tanto a las personas como las religiones.

Creyente: A los chinos, a los japoneses los admiramos por su cultura, por sus tradiciones, por tantas cosas! Y claro que hay quien los critica por algo… Mas por ignorantes.

Aqui en el mundo hay personas, seres humanos. Y se supone que tenemos libertad… Ahora… Una libertad que antes no se tuvo, que ahora existe. Y a esa libertad quiero hacer mencion, pero dentro de la libertad que exista respeto. No se sientan agredidos porque se muy bien que todo ateo tiene seres muy queridos que son creyentes y pienso que pueden convivir en armonia y respeto.

Yo en lo particular he tratado de respetar toda creencia y no distingo a nadie por lo que sienta por tal o cual religión o no religión.

Ateo: Yo respeto a toda la gente; pero no puedo respetar religiones, ya que estas no comparten mi respeto por la gente.

La mayoría de las religiones son misóginas y yo amo a las mujeres. La mayoría de las religiones son homófobas y yo tengo muy buenos y queridos amigos homosexuales que merecen todo mi cariño y respeto. La mayoría de las religiones promueven en sus libros sagrados la violencia, venganza y castigo y yo creo en la justicia y humanismo.

Además, los cristianos y católicos creen que los ateos tenemos algo personal contra su dios y realmente no es así; un ateo no cree un ninguno de los dioses, ni mitologías de cualquier tipo; no es algo personal contra una ficción en particular.

Creyente: Yo creo que vivimos en un mundo hermoso y que lo seria mas basado en el respeto, el derecho al dialogo y la comprension de las diferentes ideas ajenas.

Me gustaria que en lugar de sentimientos negativos hacia los demas, hubiera ese amor que nos empujara al respeto y la convivencia sana entre los humanos.

Ateo: Eso mismo pienso yo y creo que la mayoría de los ateos también; lamentablemente veo que hay demasiados creyentes sin esos valores de respeto y convivencia sana, sobran ejemplos.

Lo importante para mí es que la relación con mi familia, amigos y compañeros, es muy buena y jamás nos hemos distanciado por tener diferentes ideales de la vida, generalmente prefiero conservar la relación con las personas que quiero, antes de ganar una discusión.

Creyente: Gracias por la atencion que le brinden a esto que hoy escribo…

Y mis mejores deseos para todos. =)

Ateo: Gracias también por expresar tus ideas, tu interés en conocer más de los ateos y dar pié al diálogo; e igualmente invito a los lectores a opinar manteniendo un debate respetuoso.

Desde mi propio Aleph quedo con ustedes.

¡Hasta la próxima!

Publicado en Opiniones | 6 comentarios

Entrevista a un Ateo… yo

“No puedo concebir un dios que premia y castiga a sus criaturas o que tiene voluntad, tal como la tenemos nosotros. Tampoco quiero ni puedo concebir que un individuo sobreviva a su muerte física: Dejen a los débiles atesorar estos pensamientos, movidos por el miedo o absurdo egoísmo.” (Palabras de  Albert Einstein en “The World, as I see it” [Mi Visión del Mundo]).

Soy ateo, no creo en dioses, duendes, unicornios, vampiros y demás seres mitológicos.

En esta ocasión mi buen amigo Illich me pone en el asiento del entrevistado para conocer mis impresiones respecto al Ateísmo.

Es una gran oportunidad para mí el que otros puedan conocer mi forma de pensar al respecto y qué razones tengo para estar en desacuerdo con millones de creyentes de distintas religiones.

Si usted es un fanático religioso o un fanático ateo (los hay de ambos), esta entrevista probablemente le resulte molesta u ofensiva y, aunque no es nuestra intención incomodar a nadie, siempre hay a quien le molesta el que piensa diferente a si mismo.

Me gustaría mucho que disfruten la entrevista y compartan su opinión en un diálogo constructivo.

http://bit.ly/nH6Q9r

Desde mi propio Aleph, quedo con ustedes.

Hasta la próxima.

Publicado en Opiniones, Podcast Hablando en Plural | 10 comentarios

Sobredosis de TV

Cuando era niño me encantaba ver las series de televisión antiguas, como “Los Locos Adams”, “Batman” y “El Súper Agente 86”, aunque por supuesto disfrutaba mucho también las de mi época, programas como “El Auto increíble”, “Automán”, “El Hombre Nuclear” o “Los Dukes de Hazzard” que hoy se consideran también entre los clásicos de la TV.

Muchas de estas series tuvieron temas musicales grandiosos, que hicieron recordarlas para siempre. Quién no reconocería la misteriosa tonada de “La Dimensión Desconocida” o la intrépida melodía de “Misión Imposible”.

Los invito a recordar de estas series de televisión y muchas otras más en el Podcast Hablando en Plural, con mi amigo Illich Cruz y su humilde servilleta.

Espero que lo disfruten y agradeceremos mucho sus comentarios, cuéntenos qué series o programas de TV eran sus favoritos.

Parte 1: http://bit.ly/qBogoe

Parte 2: http://bit.ly/nT5MTy

Desde mi propio Aleph, quedo con ustedes.

Hasta la próxima.

Publicado en Podcast Hablando en Plural | 3 comentarios