Onírico

“Todo lo que vemos o parecemos es solamente un sueño dentro de un sueño”.                (Edgar Allan Poe)

Al momento de iniciar el sueño Elisa se vio a sí misma en una habitación enorme, tan amplia que cabría un gran circo y tan alta como un edificio 10  ó  15 pisos. En la enorme habitación solo había un ser gigante dormido al centro sobre un piso sumamente acolchonado, al igual que el techo y las paredes, por lo que el silencio era abrumador, a excepción de un suave ronquido proveniente de aquél ser.

Elisa caminó con cautela alrededor del hombre y cuando estaba apenas a la altura de la rodilla, divisó a otro ser a poco más de 150 metros de distancia, más allá de la cabeza del gigante dormido, pero este tipo que veía era pequeño como un enano, este le hacía señas de que se acercara así que Elisa caminó hacia él con algo de dificultad por lo suave del suelo que pisaba; cuando estaba a punto de llegar al pequeño ser notó que este era efectivamente chico pero sin la deformidad de un enano, era un adulto de muy baja estatura y tenía una nariz enorme y gorda. Antes de que ella articulara alguna palabra, el hombrecito le hizo un ademan indicándole que guardara silencio y lo siguiera. Caminaron juntos cien metros más hasta llegar a una puertecilla por la que ella tuvo que agacharse para pasar, al llegar a otra habitación, de tamaño normal, el hombrecillo cerró la puerta con sumo cuidado evitando hacer el menor ruido y entonces le dijo a Elisa con una voz grave pero amable

-Hace años que no pasaba nadie más por la habitación del dormido. Anda por esa otra puerta y sigue tu camino –dijo señalando una puerta más hacia una pared lateral.

-¿Pero qué es esto, que hago aquí? –preguntó Elisa con asombro.

-Ese hombre sueña conmigo y mi gente –dijo el pequeño- y cuando descubrimos eso decidimos traerlo para mantenerlo dormido el mayor tiempo posible, ya que cuando despierte desapareceremos; y tú estás dormida soñando esto.

-Esa es una historia que leí de niña, ¡por eso sueño esto!

-Probablemente y por lo tanto él es un sueño de alguien más y te agradeceré no afectar más nuestra vida soñándolo a él; así que sigue tu camino, deja de preguntar y sueña otra cosa, por favor –dijo el hombrecillo e hizo de nuevo un ademán indicando el camino a la otra puerta.

A Elisa le pareció divertido saber que estaba soñando y tal vez podría de algún modo disfrutar un sueño sabiendo que lo era; así que sin decir más, sonrió y cruzó la puerta.

Lo que vio fue más extraño de lo que se imaginó, esto era más como el mundo real al que ella estaba acostumbrada a excepción de una extrañeza en sí misma; al ver sus propias extremidades, sus brazos lucían tan blancos como los de un muerto, sus manos tenían garras enormes y afiladas, en sus labios sentía como un par de enormes colmillos sobresalían de la boca y ella misma se sentía alta y fuerte. De pronto, como sucede en los sueños, notó que el lugar en el que se encontraba había alguien sentado frente a ella, pero dándole la espalda, ni siquiera notaba que ella estaba ahí, era una persona que estaba absorta en una pantalla de computadora leyendo algo con atención, Elisa se acercó con curiosidad y sin llamar la atención, para ver sobre el hombro de esta persona qué era lo que leía con tanto esmero; entonces se percató de que era un escrito que describía su sueño paso a paso.

Ella estaba detrás del lector que leía su sueño, pero si estaba escrito, entonces el sueño era de alguien más y de pronto comprendió que ella no soñaba, sino que el gigante dormido, el hombrecillo, ella misma y el lector eran parte del sueño de otra persona y estaba a punto de terminar.

 

Desde mi propio Aleph, quedo con ustedes.

Hasta la próxima!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Mi Plano Creativo. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Onírico

  1. Reiddel dijo:

    Si yo fuera Enano estaría muy molesto con usted. Jajajjaja

    Saludos

  2. Cexy_marlo dijo:

    Wow muy subreal !! Casi me pierdo en dos o tres ocasiones pero mis sueños son muy parecidos a los de Elisa, o sigo soñando?

  3. Anonimo dijo:

    lalito…ya deja de fumar esa cosa antes de escribir!!…je je ntc muy interesante!!

  4. Gabo dijo:

    Soñé a mi gato soñando, en blanco y negro, que Lalo escribía en su blog los recuerdos de su último sueño… ¿Sería una premonición? Eso me pasa por ver “Inception”. Muy bueno el blog de hoy, Lalo.

  5. ARQUI dijo:

    AH JIJOS, NO POS’N TA WENO, MEJOR SIGO CON MORPHEUS, SALUDOS CANIJO, CUIDESE…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s