Sobredosis de TV

Cuando era niño me encantaba ver las series de televisión antiguas, como “Los Locos Adams”, “Batman” y “El Súper Agente 86”, aunque por supuesto disfrutaba mucho también las de mi época, programas como “El Auto increíble”, “Automán”, “El Hombre Nuclear” o “Los Dukes de Hazzard” que hoy se consideran también entre los clásicos de la TV.

Muchas de estas series tuvieron temas musicales grandiosos, que hicieron recordarlas para siempre. Quién no reconocería la misteriosa tonada de “La Dimensión Desconocida” o la intrépida melodía de “Misión Imposible”.

Los invito a recordar de estas series de televisión y muchas otras más en el Podcast Hablando en Plural, con mi amigo Illich Cruz y su humilde servilleta.

Espero que lo disfruten y agradeceremos mucho sus comentarios, cuéntenos qué series o programas de TV eran sus favoritos.

Parte 1: http://bit.ly/qBogoe

Parte 2: http://bit.ly/nT5MTy

Desde mi propio Aleph, quedo con ustedes.

Hasta la próxima.

Publicado en Podcast Hablando en Plural | 3 comentarios

Me quiero perder en la inspiración

Todo cuento, canción, melodía, poema, estructura arquitectónica o un simple verso inician por una visión, por una idea a veces minúscula. Cada película que vemos y cada libro que leemos vienen de un deseo por contarnos un sueño, o bien por el sueño de contarnos un deseo.

¿Me pregunto si los padres de esos sueños habrán imaginado los que a su vez serían capaces de provocar, los anhelos que habrían de sembrar con cada frase, con cada nota o con cada trazo?

Ser inspirado es un lujo y un gusto bienvenido, pero pensarse inspirador debe ser un peso enorme y una responsabilidad difícil de sopesar; sin embargo ser alguien que inspira en la ignorancia de hacerlo es muy sencillo, muy común… y sumamente peligroso.

Si bien es cierto que me he sentido inspirado por escritores, músicos, arquitectos y cineastas, también lo es que me han inspirado más profundamente mis seres allegados; las palabras de un amigo, el abrazo de un tío, las canciones de mi abuela, las sonrisas de mi madre, los besos de mi amada y el ronroneo de mi gata.

Es maravilloso cuando la inspiración se desborda logrando que sutilezas como el olor a lluvia creen una historia de amor y erotismo; o cuando una fecha invita a crear un diálogo  con la muerte; cuando una época y un estilo musical se unen para inspirar un cuento detectivesco; o cuando un simple charco provoca una ficción de terror.

Puede la inspiración ser un piélago interminable, pero no temo caer en él; por el contrario, busco ansioso la emoción que me empuje y adentre en ese reino de posibilidades creativas, donde ir a la deriva puede ser la dirección correcta, pues si los mares se forman de todos los ríos, navegar en el océano de la inspiración es crear un mundo desde sus más escondidos y subterráneos veneros.

Mi inspiración es temerosa, busca compañía y pretende llegar a ti en palabras logrando así acceder en formas que mi persona no podría. Mi inspiración no procura estrechar tu mano, morderte, ni darte un beso; aspira mucho más, tocar tu mente, hacerte sentir, viajar, temer, gozar, reír; lograr que dejes de estar ahí afuera y entres en mi dimensión para ser alimento de nuevas creaciones.

La inspiración es el Big-bang de incontables universos.

Desde mi propio Aleph, quedo con ustedes.

Hasta la próxima.

Publicado en Mi Plano Creativo | 2 comentarios

¡Rock en tu idioma!… si tu idioma es español

Recuerdo que en los noventa me encantaba vestir mis botas negras de cuero con herrajes, pantalón de mezclilla y chamarra negra de cuero, eso y escuchar buen rock en español me hacían sentirme grandioso.

Ahora generalmente mis recuerdos de esa época vienen musicalizados por Soda Stereo, Caifanes, El TRI y tantos grupos más, que armonizaban mis noches de antro, fiestas o simples paseos en carro con mis amigos.

En el Podcast “Hablando en Plural” Illich y yo hemos preparado para ustedes una recopilación de solo algunas de las mejores cancones de rock en español de los años 80’s y 90’s esperando que estas les traigan tan buenos recuerdos como a nosotros.

Por favor comenten que les parece este programa dividido en cinco ligas de 15 minutos cada una y cuéntenos qué recuerdos les trae esta música, cuál era su grupo o canción favorita y si creen que nos faltó mencionar alguno.

Espero que lo disfruten:

Parte 1: http://bit.ly/mcQDJi

Parte 2: http://bit.ly/iySwWB

Parte 3: http://bit.ly/j1H6mO

Parte 4: http://bit.ly/iK7jYA

Parte 5: http://bit.ly/kfQPIu

Desde mi propio Aleph, quedo con ustedes.

Hasta la próxima!

Publicado en Podcast Hablando en Plural | 4 comentarios

Onírico

“Todo lo que vemos o parecemos es solamente un sueño dentro de un sueño”.                (Edgar Allan Poe)

Al momento de iniciar el sueño Elisa se vio a sí misma en una habitación enorme, tan amplia que cabría un gran circo y tan alta como un edificio 10  ó  15 pisos. En la enorme habitación solo había un ser gigante dormido al centro sobre un piso sumamente acolchonado, al igual que el techo y las paredes, por lo que el silencio era abrumador, a excepción de un suave ronquido proveniente de aquél ser.

Elisa caminó con cautela alrededor del hombre y cuando estaba apenas a la altura de la rodilla, divisó a otro ser a poco más de 150 metros de distancia, más allá de la cabeza del gigante dormido, pero este tipo que veía era pequeño como un enano, este le hacía señas de que se acercara así que Elisa caminó hacia él con algo de dificultad por lo suave del suelo que pisaba; cuando estaba a punto de llegar al pequeño ser notó que este era efectivamente chico pero sin la deformidad de un enano, era un adulto de muy baja estatura y tenía una nariz enorme y gorda. Antes de que ella articulara alguna palabra, el hombrecito le hizo un ademan indicándole que guardara silencio y lo siguiera. Caminaron juntos cien metros más hasta llegar a una puertecilla por la que ella tuvo que agacharse para pasar, al llegar a otra habitación, de tamaño normal, el hombrecillo cerró la puerta con sumo cuidado evitando hacer el menor ruido y entonces le dijo a Elisa con una voz grave pero amable

-Hace años que no pasaba nadie más por la habitación del dormido. Anda por esa otra puerta y sigue tu camino –dijo señalando una puerta más hacia una pared lateral.

-¿Pero qué es esto, que hago aquí? –preguntó Elisa con asombro.

-Ese hombre sueña conmigo y mi gente –dijo el pequeño- y cuando descubrimos eso decidimos traerlo para mantenerlo dormido el mayor tiempo posible, ya que cuando despierte desapareceremos; y tú estás dormida soñando esto.

-Esa es una historia que leí de niña, ¡por eso sueño esto!

-Probablemente y por lo tanto él es un sueño de alguien más y te agradeceré no afectar más nuestra vida soñándolo a él; así que sigue tu camino, deja de preguntar y sueña otra cosa, por favor –dijo el hombrecillo e hizo de nuevo un ademán indicando el camino a la otra puerta.

A Elisa le pareció divertido saber que estaba soñando y tal vez podría de algún modo disfrutar un sueño sabiendo que lo era; así que sin decir más, sonrió y cruzó la puerta.

Lo que vio fue más extraño de lo que se imaginó, esto era más como el mundo real al que ella estaba acostumbrada a excepción de una extrañeza en sí misma; al ver sus propias extremidades, sus brazos lucían tan blancos como los de un muerto, sus manos tenían garras enormes y afiladas, en sus labios sentía como un par de enormes colmillos sobresalían de la boca y ella misma se sentía alta y fuerte. De pronto, como sucede en los sueños, notó que el lugar en el que se encontraba había alguien sentado frente a ella, pero dándole la espalda, ni siquiera notaba que ella estaba ahí, era una persona que estaba absorta en una pantalla de computadora leyendo algo con atención, Elisa se acercó con curiosidad y sin llamar la atención, para ver sobre el hombro de esta persona qué era lo que leía con tanto esmero; entonces se percató de que era un escrito que describía su sueño paso a paso.

Ella estaba detrás del lector que leía su sueño, pero si estaba escrito, entonces el sueño era de alguien más y de pronto comprendió que ella no soñaba, sino que el gigante dormido, el hombrecillo, ella misma y el lector eran parte del sueño de otra persona y estaba a punto de terminar.

 

Desde mi propio Aleph, quedo con ustedes.

Hasta la próxima!

Publicado en Mi Plano Creativo | 5 comentarios

Oda loca al Calor que trastoca

Calor que sisca y ofusca, que pica y me aplica a la busca de lluvia, llovizna, borrasca o chubasco que calme el osco ardor demoniaco del sol quema coco que, sin ser hipocondriaco, sofoca, ahoga y provoca pensamiento opaco. Sol bellaco que me hace sudar cual macaco, o tal vez un cuaco zotaco.

Flamenco me irrito por el atraco cosaco que sol maniaco atiza en el acto; no dejo que nadie me toque, me afecta, derrite y trastoca. ¿De dónde sacan que es afrodisiaco, si todo mundo huele a sobaco? Parece que nadie conoce ni el talco, si por mí fuera los retaco; ahora no soportaría ni un arrumaco.

¡Que asco del gato naco que huele a taco!, perdón si soy prosaico, pero hay gente que apesta a guanaco que mascara tabaco.

Envidio a algún país fresco; un checoslovaco, austriaco o polaco no sabrían de lo que invoco, ellos me  creerían un loco que consume algún fármaco y aunque no es así, mi sed por lo menos requiere los placeres de Baco.

Bueno sería el calor en un lugar paradisiaco en el que a la sombra de una palapa, una hamaca me meciera acompañado de un coco con ginebra; mas sin medio morlaco me encuentro en desfalco, si tan solo fuera flaco, aunque fuera un poco, al menos me metía al tinaco.

Desde mi propio Aleph, quedo con ustedes.

Hasta la próxima!

Publicado en Mi Plano Creativo | 9 comentarios

La parábola más absurda


“Lloraba porque no tenía zapatos…..hasta que vi a alguien que no tenía pies”.

 

Así es, me parece que esa frase es de lo más absurda y conformista que pueda haber, es decir, ¿Si veo a un hombre sin pies, ya no debo quejarme y seguir descalzo?; ¡claro que no! Su situación es lamentable, pero es distinta a la mía, yo seguiré necesitando zapatos y ambicionando una vida mejor.

En diversas ocasiones he escuchado cosas como:

“No te quejes de los 40°C de calor de Monterrey, hay lugares donde superan los 50°C”

¡Y eso qué!, yo a 40°C sigo teniendo calor.

“No te quejes del sabor del café de tu oficina, por lo menos tienes trabajo”

¡Y eso qué!, el sabor del café sigue siendo malo. Claro que quiero conservar mi trabajo y sería terrible perderlo, pero si no me gusta el café no tengo porque omitir expresarlo y desear un mejor sabor.

“No te quejes de que tu casa tiene grietas y desperfectos, hay gente que no tiene dónde vivir”.

Insisto ¡y eso qué!; la casa sigue teniendo desperfectos y debo buscar arreglarlos o solucionarlos para que no empeoren.

Ahora que si nos vamos a quejar de una situación, hagamos algo por solucionarla, no sirve de nada lanzar lamentos al viento. No tienes zapatos, trabaja para comprarlos; no te gusta el café de la oficina, lleva el tuyo; no tienes trabajo en el cual tomar un mal café; toma un buen café en tu casa y mientras buscas trabajo.

En el mismo tenor, creo que también es admirable cuando una persona poco privilegiada económica, cultural, social o físicamente logra salir adelante con muchos esfuerzos; pero eso tampoco debe minimizar el esfuerzo con el que otra persona alcanza también su cometido.

Quiero repetir algo que dije cuando escribí el tema “No hay ninguna razón para ser feliz”:

Personalmente, me declaro culpable de ser feliz naturalmente y de ocuparme de ayudar al mundo en lo que pueda, sin que esto merme en mi felicidad.

¿Qué hay niños que no tienen que comer? Lo sé, lo lamento mucho y hago lo que puedo por ayudar; pero eso no me impedirá disfrutar menos de una rica hamburguesa con queso.


Desde mi propio Aleph, quedo con ustedes.

Hasta la próxima!

Publicado en Opiniones | 7 comentarios

38

Feliz cumpleaños a mi

Feliz cumpleaños a mi

Feliz cumpleaños querido yoo

Feliz cumpleaños aaaa miiiiiiiii!!!


¡Otro 6 de Abril! Esto me significa festejar el haber disfrutado ya de mis primeras 38 tiernas primaveras, aunque siendo honesto, disfruto más los inviernos.

Generalmente un cumpleaños invita a reflexionar y en este ejercicio, creo que he llevado una vida plena y maravillosa.

Viendo al pasado:

Disfruté una niñez de inocencia y felicidad y amor por todos lados, mi má me dio todo lo que pudo y no necesité más.

Mi tío Pello me inculcó el gusto a la lectura, los animales y el respeto a las mujeres y fue mi gran amigo de juegos y a la vez mi figura paterna.

Mi imaginación no tenía límites; hacia cuarteles y naves espaciales para mis personajes de Star Wars y G.I. Joes con todo lo que encontraba.

Tuve un perro estupendo e inolvidable al que todavía veo en sueños de cuando en cuando; además tuve peces, tortugas, un cangrejo, un conejo y un renacuajo, que terminó viviendo en una fuente de parque.

En la adolescencia tuve grandes amigos que aún conservo; mi colección de comics se fue a la alza y mi gusto por la fotografía y el cine empezó a nacer. Tuve errores y tropiezos que me hicieron crecer, pero cero vicios… bueeeno, el billar casi no cuenta =P

En la universidad conocí a los mejores y amigos y crecieron mis aficiones por la fotografía, el cine, los libros, los vampiros y por supuesto, los comics.

Me enamoré y me desenamoré algunas veces, aprendiendo lo que era ese sentimiento que podía ser tan bello y desgarrador a la vez. Me divertí a lo grande y también cometí más errores, es decir aprendí más.

Alguna vez me he arrepentido de lo que he hecho, pero como dicen por ahí, es mejor que arrepentirme de lo que no hice.

Al llegar a la edad adulta la diversión no paró; con los primeros trabajos, con algo de dinero en la cartera y con amigos que a la vez fueron cómplices, me divertí enormidades.

Tuve aventuras interesantes, aunque lamentablemente no puedo contarles mucho de eso, porque un caballero no tiene memoria… y realmente es conveniente no tenerla.

Viendo el presente:

Cada día es perfecto; tengo una esposa más maravillosa de lo que pude soñar alguna vez, el amor que alguna vez experimenté en el pasado no es siquiera una sombra de lo que siento ahora por ella, es el complemento a todos mis sentidos y enamorarme de ella un poco más cada día es sublime.

Tengo excelentes amigos y sé que lo siguen siendo aun viéndonos tan poco en relación a como lo hacíamos antes y muchos más que se van sumando.

Tengo a mi má, que es latosa pero la adoro, jeje, tengo a mi mamá grande (mi abue) que es un amor y como dice mi amigo el Arqui: “Que bueno que siguen dando lata”. Tengo a mi tío Pedro, que es como mi papá y a mi tío Jesús, que es como… bueno, pues como un tío, pero muy chido =P.

Y ahora con la sorpresa de que además de toooda una familia estupenda de tíos y primos, ahora también tengo tres hermanas que son buenísima onda; lo cual se siente medio extraño luego de 37 años de ser hijo único, pero esa es otra historia.

Mi extraordinario presente contempla también dos gatitas bellísimas (aunque una es histérica-bipolar) y una perra adorable.

Tengo un buen trabajo que me gusta y en el que también he cultivado muy buenas amistades y nuevas aficiones (sin dejar atrás a los vampiros, los comics, la fotografía, los libros y el cine).

Considerando mi pasado y mi presente, sé de antemano que tendré un grandioso y feliz futuro y no es por suerte, por destino o porque haya alguna deidad cuidándome, sino porque así lo he decidido yo y he aprendido a tomar lo mejor de lo que sucede en mi vida.

En alguna ocasión en una entrevista el actor Don Luis Gimeno dijo que él pasó por una guerra mundial, una guerra civil y muchísimas devaluaciones; sin embargo, él decidió ser felíz, porque sabe que devaluaciones y guerras vendrán y se irán, pero la vida solo se disfruta una vez.

Quiero terminar este largo texto con un poema de Alberto Cortez, en voz de un servidor, que ya había posteado anteriormente, solo que en esta ocasión sí viene al caso: “Que suerte he tenido de nacer”.

http://www.goear.com/listen/f387801/que-suerte-he-tenido-de-nacer-thornevald


Desde mi propio Aleph, quedo con ustedes.

Hasta la próxima!

Publicado en Opiniones, Poesia | 13 comentarios